Silencios que hablan | Estamos Comunicad@s | Scoop.it

La “compulsividad” tecnológica a traído consigo contraindicaciones, como indican muchas recetas médicas. Un remedio que sacia la ansiedad de vivir conectado pero que puede tener efectos secundarios: aislamiento, depresión, ansiedad…así lo indica un informe realizado por el Hospital Clínic y el Hospital Sant Joan de Béu. http://cienciados.com/causas-y-consecuencias-de-la-adiccion-a-las-nuevas-tecnologias/

 

Resulta irónico hablar de aislamiento cuando las nuevas tecnologías nos convierten, si se cabe este término, en omnipresentes. Algunos - los jóvenes- se han ido incorporando de manera natural ; otros, como si de una imposición se tratase. Así describe Mabel Pombo a esta nueva “era” por la que aún transitamos. http://www.reducativa.com/verarticulo.php?id=5
Pero todo se mueve, todo se transforma… quizás sea esta la ley fundamental de las TIC´S. Ya lo anunciaba Mc Luhan en su teoría del Collar de cuatro perlas: “Todo medio se trasciende a sí mismo y se convierte en algo distinto”. De sonidos –en la prehistoria- que expresaban sentimientos o necesidades a un orador “idolatrado” por un auditorio insaciable de conocimiento. Piedras, pinturas, papiros, pergaminos, papel… Así hasta que en 1970, Vinton Cerf acuña el término Internet- http://www.tudiscovery.com/internet/interactivo.shtml-. Muchos serán los mitos que le sucedan: Bill Gates, Steve Jobs y William Gibson, autor de la novela “Neuromante” - http://www.ciencia-ficcion.com/opinion/index.html?i=l&c=0508 - donde aparecen por primera vez las palabras “ciberespacio” o “realidad virtual”.                                                  Por tanto, podemos decir que el silencio se ha convertido en palabras y las palabras en letras impresas que hoy forman parte de la efímera realidad virtual.

 

Bárbara Solange Bufi