El uso de mecánicas y dinámicas de juego en diferentes ámbitos no lúdicos empieza a ser una práctica recurrente en España. La innovación y el juego se están convirtiendo en el tandem perfecto con el que cada vez más empresas españolas intentan sortear la crisis económica. BBVA Game, Karmacracy, Anecoop o Bokzuy son algunos de los ejemplos de demuestran que la gamificación en España se está posicionando como una de las técnicas de fidelización con la que las empresas intentan mantener vínculos con consumidores potenciales o con los propios empleados.


Via Santiago Bonet, Yolanda Astorga Santos