Vivimos en una sociedad enfática y grandilocuente. La exageración preside nuestro sentido del humor, nuestro malhumor y tiñe con su melodramática purpurina nuestra vida pública. Es el equivalente a gritar para hacerse oír.