Talento no falta, buenos profesores tampoco, alumnos con mucho potencial los hay a montones... ¿qué ocurre entonces en nuestro sistema educativo?


Via L. García Aretio