Libros con biberón vía @CanalLector | Educacion, ecologia y TIC | Scoop.it

Últimamente asistimos a una oferta de libros destinados a los bebés, libros impresos sobre telas, sobre plásticos, sobre maderas. Libros sedosos, no tóxicos, que parecen indestructibles, cual Titanic. Esa oferta editorial está orientada fundamentalmente hacia los padres –y en menor medida hacia los abuelos— que acaban de graduarse de tales, que hacen su debut en el desempeño de ese papel. Aunque, si afinamos la mirada, diremos que no a todos los padres sino a aquellos que se interesan porque sus hijos sean lectores cuando mayores. Y los compran para sus pequeñines en la idea de que los libros de estas características les permitirán familiarizarse con los libros, aprender de a poco que las páginas se pasan desde la derecha hacia la izquierda –o al revés, según la cultura-, que posamos las miradas sobre las mismas de izquierda a derecha, primero en una y luego la siguiente, damos vuelta a la página y otra vez reiniciamos esa aventura de recorrer el libro con cierta direccionalidad y con cierta intención - See more at: http://www.canallector.com/docs/517/Libros-con-biberon#sthash.x15qcFSN.dpufÚltimamente asistimos a una oferta de libros destinados a los bebés, libros impresos sobre telas, sobre plásticos, sobre maderas. Libros sedosos, no tóxicos, que parecen indestructibles, cual Titanic. Esa oferta editorial está orientada fundamentalmente hacia los padres –y en menor medida hacia los abuelos— que acaban de graduarse de tales, que hacen su debut en el desempeño de ese papel. Aunque, si afinamos la mirada, diremos que no a todos los padres sino a aquellos que se interesan porque sus hijos sean lectores cuando mayores. Y los compran para sus pequeñines en la idea de que los libros de estas características les permitirán familiarizarse con los libros, aprender de a poco que las páginas se pasan desde la derecha hacia la izquierda –o al revés, según la cultura-, que posamos las miradas sobre las mismas de izquierda a derecha, primero en una y luego la siguiente, damos vuelta a la página y otra vez reiniciamos esa aventura de recorrer el libro con cierta direccionalidad y con cierta intención - See more at: http://www.canallector.com/docs/517/Libros-con-biberon#sthash.x15qcFSN.dpufÚltimamente asistimos a una oferta de libros destinados a los bebés, libros impresos sobre telas, sobre plásticos, sobre maderas. Libros sedosos, no tóxicos, que parecen indestructibles, cual Titanic. Esa oferta editorial está orientada fundamentalmente hacia los padres –y en menor medida hacia los abuelos— que acaban de graduarse de tales, que hacen su debut en el desempeño de ese papel. Aunque, si afinamos la mirada, diremos que no a todos los padres sino a aquellos que se interesan porque sus hijos sean lectores cuando mayores. Y los compran para sus pequeñines en la idea de que los libros de estas características les permitirán familiarizarse con los libros, aprender de a poco que las páginas se pasan desde la derecha hacia la izquierda –o al revés, según la cultura-, que posamos las miradas sobre las mismas de izquierda a derecha, primero en una y luego la siguiente, damos vuelta a la página y otra vez reiniciamos esa aventura de recorrer el libro con cierta direccionalidad y con cierta intención - See more at: http://www.canallector.com/docs/517/Libros-con-biberon#sthash.x15qcFSN.dpuffdsfdasfadsfasdfasdfasdfÚltimamente asistimos a una oferta de libros destinados a los bebés, libros impresos sobre telas, sobre plásticos, sobre maderas. Libros sedosos, no tóxicos, que parecen indestructibles, cual Titanic. Esa oferta editorial está orientada fundamentalmente hacia los padres –y en menor medida hacia los abuelos— que acaban de graduarse de tales, que hacen su debut en el desempeño de ese papel. Aunque, si afinamos la mirada, diremos que no a todos los padres sino a aquellos que se interesan porque sus hijos sean lectores cuando mayores. Y los compran para sus pequeñines en la idea de que los libros de estas características les permitirán familiarizarse con los libros, aprender de a poco que las páginas se pasan desde la derecha hacia la izquierda –o al revés, según la cultura-, que posamos las miradas sobre las mismas de izquierda a derecha, primero en una y luego la siguiente, damos vuelta a la página y otra vez reiniciamos esa aventura de recorrer el libro con cierta direccionalidad y con cierta intención. - See more at: http://www.canallector.com/docs/517/Libros-con-biberon#sthash.x15qcFSN.dpufÚltimamente asistimos a una oferta de libros destinados a los bebés, libros impresos sobre telas, sobre plásticos, sobre maderas. Libros sedosos, no tóxicos, que parecen indestructibles, cual Titanic. Esa oferta editorial está orientada fundamentalmente hacia los padres –y en menor medida hacia los abuelos— que acaban de graduarse de tales, que hacen su debut en el desempeño de ese papel. Aunque, si afinamos la mirada, diremos que no a todos los padres sino a aquellos que se interesan porque sus hijos sean lectores cuando mayores. Y los compran para sus pequeñines en la idea de que los libros de estas características les permitirán familiarizarse con los libros, aprender de a poco que las páginas se pasan desde la derecha hacia la izquierda –o al revés, según la cultura-, que posamos las miradas sobre las mismas de izquierda a derecha, primero en una y luego la siguiente, damos vuelta a la página y otra vez reiniciamos esa aventura de recorrer el libro con cierta direccionalidad y con cierta intención. - See more at: http://www.canallector.com/docs/517/Libros-con-biberon#sthash.x15qcFSN.dpufÚltimamente asistimos a una oferta de libros destinados a los bebés, libros impresos sobre telas, sobre plásticos, sobre maderas. Libros sedosos, no tóxicos, que parecen indestructibles, cual Titanic. Esa oferta editorial está orientada fundamentalmente hacia los padres –y en menor medida hacia los abuelos— que acaban de graduarse de tales, que hacen su debut en el desempeño de ese papel. Aunque, si afinamos la mirada, diremos que no a todos los padres sino a aquellos que se interesan porque sus hijos sean lectores cuando mayores. Y los compran para sus pequeñines en la idea de que los libros de estas características les permitirán familiarizarse con los libros, aprender de a poco que las páginas se pasan desde la derecha hacia la izquierda –o al revés, según la cultura-, que posamos las miradas sobre las mismas de izquierda a derecha, primero en una y luego la siguiente, damos vuelta a la página y otra vez reiniciamos esa aventura de recorrer el libro con cierta direccionalidad y con cierta intención. - See more at: http://www.canallector.com/docs/517/Libros-con-biberon#sthash.x15qcFSN.dpufvÚltimamente asistimos a una oferta de libros destinados a los bebés, libros impresos sobre telas, sobre plásticos, sobre maderas. Libros sedosos, no tóxicos, que parecen indestructibles, cual Titanic. Esa oferta editorial está orientada fundamentalmente hacia los padres –y en menor medida hacia los abuelos— que acaban de graduarse de tales, que hacen su debut en el desempeño de ese papel. Aunque, si afinamos la mirada, diremos que no a todos los padres sino a aquellos que se interesan porque sus hijos sean lectores cuando mayores. Y los compran para sus pequeñines en la idea de que los libros de estas características les permitirán familiarizarse con los libros, aprender de a poco que las páginas se pasan desde la derecha hacia la izquierda –o al revés, según la cultura-, que posamos las miradas sobre las mismas de izquierda a derecha, primero en una y luego la siguiente, damos vuelta a la página y otra vez reiniciamos esa aventura de recorrer el libro con cierta direccionalidad y con cierta intención. - See more at: http://www.canallector.com/docs/517/Libros-con-biberon#sthash.x15qcFSN.dpufvÚltimamente asistimos a una oferta de libros destinados a los bebés, libros impresos sobre telas, sobre plásticos, sobre maderas. Libros sedosos, no tóxicos, que parecen indestructibles, cual Titanic. Esa oferta editorial está orientada fundamentalmente hacia los padres –y en menor medida hacia los abuelos— que acaban de graduarse de tales, que hacen su debut en el desempeño de ese papel. Aunque, si afinamos la mirada, diremos que no a todos los padres sino a aquellos que se interesan porque sus hijos sean lectores cuando mayores. Y los compran para sus pequeñines en la idea de que los libros de estas características les permitirán familiarizarse con los libros, aprender de a poco que las páginas se pasan desde la derecha hacia la izquierda –o al revés, según la cultura-, que posamos las miradas sobre las mismas de izquierda a derecha, primero en una y luego la siguiente, damos vuelta a la página y otra vez reiniciamos esa aventura de recorrer el libro con cierta direccionalidad y con cierta intención. - See more at: http://www.canallector.com/docs/517/Libros-con-biberon#sthash.x15qcFSN.dpufÚltimamente asistimos a una oferta de libros destinados a los bebés, libros impresos sobre telas, sobre plásticos, sobre maderas. Libros sedosos, no tóxicos, que parecen indestructibles, cual Titanic. Esa oferta editorial está orientada fundamentalmente hacia los padres –y en menor medida hacia los abuelos— que acaban de graduarse de tales, que hacen su debut en el desempeño de ese papel. Aunque, si afinamos la mirada, diremos que no a todos los padres sino a aquellos que se interesan porque sus hijos sean lectores cuando mayores. Y los compran para sus pequeñines en la idea de que los libros de estas características les permitirán familiarizarse con los libros, aprender de a poco que las páginas se pasan desde la derecha hacia la izquierda –o al revés, según la cultura-, que posamos las miradas sobre las mismas de izquierda a derecha, primero en una y luego la siguiente, damos vuelta a la página y otra vez reiniciamos esa aventura de recorrer el libro con cierta direccionalidad y con cierta intención. - See more at: http://www.canallector.com/docs/517/Libros-con-biberon#sthash.x15qcFSN.dpuf


Via jmanuelgarrido