Las onomatopeyas no son tan frecuentes en el lenguaje escrito formal, pero en contexto de la mensajería instantánea son un recurso del código oral y gestual