Interpretado por Ámparo Ochoa y acompañado de imágenes impactantes sobre la expropiación petrolera del 18 de marzo de 1938.