Mamá por Laura Zita | Cultura y arte en la miscelánea | Scoop.it

De verdad que me encanta ver películas, especialmente si son en la sala de cine. La relación que se hace entre la película y el espectador es intima y honesta. Aun cuando la película sea de fantasmas o zombies, desde que llegas al cine sabes que todo lo que salga de la pantalla lo tienes que creer y comprometerte unas dos horas y sufrir, llorar y reir con los personajes y sus historias. Así como, también enamorarte, ilusionarte y sentir las mariposas en el estómago cuando la protagonista recibe el primer beso.

Ayyy, amo el cine.