En el fondo, se trata de que nos abstengamos de nuestra responsabilidad en los asuntos públicos, aunque esto suponga mayor opresión a los empobrecidos y vivir una gran mentira en la que unos pocos pueden disfrutar gracias a la explotación de la mayoría de la humanidad.
¿Queremos ser responsables o preferimos vivir en la inconsciencia? Debemos luchar por el protagonismo personal y colectivo de la persona, lo cual implica no permitir que piensen por nosotros y decidan lo que debemos hacer y opinar.


Via jmbz