Por primera vez, México y Estados Unidos han comenzado a evaluar de manera conjunta el agua que comparten bajo el subsuelo, al elaborar la cartografía y ca