En cuatro horas, un empleado enfermo esparce el virus en el 70% de las superficies de una oficina.