En un descubrimiento de enorme trascendencia, investigadores de la Universidad de Arizona (EEUU) han identificado el agente causante de una misteriosa enfermedad que ha diezmado las explotaciones de camarón en Asia.