¿Cómo es el recetario ideal? ¿Quién presta atención al proceso de documentación en sí mismo? ¿Cómo se puede recoletar toda la información de forma clara? Son respuestas a las que hay que ir dándole forma. A cocinar se ha dicho.