La agresiva estrategia de social media de las marcas, culpable del derrumbe de Facebook