El mundo del código abierto ha aprendido a hacer frente a una avalancha de ideas nuevas, a menudo divergentes, que usan servicios de alojamiento como GitHub. Así que, ¿por qué no pueden hacerlo los gobiernos?

 

En esta charla emocionante, Clay Shirky muestra cómo las democracias pueden aprender una lección de Internet para no sólo ser transparentes, sino también para aprovechar los conocimientos de todos sus ciudadanos.


Via Mikel Arbeloa, enrique rubio royo, juandoming