Los creadores de Stuxnet atacan de nuevo. Stuxnet se propagó a través de una llave USB que, al conectarse al ordenador, buscaba un programa determinado de Siemens, una herramienta clave en el control de oleoductos, centrales eléctricas e instalaciones industriales.