De acuerdo con el art. 7 de la Ley 6883, los productos destinados a la alimentación animal que se comercialicen en Costa Rica, deben cancelar un impuesto semestral del 0,2% ad-valorem. Para tal fin, los registrantes de esos productos deben presentar una "Declaración Jurada Semestral de Impuestos".